AGENDA 2017
TALLERES EMPRETEC
 
Córdoba
Rosario
Jujuy
 

Próximos
San Salvador
de Jujuy

Realizados


 
 
 
 
 
 
NovedadesNotas Anteriores
Volver


“Al Taller de Empretec lo recomendaría sin lugar a dudas porque siempre aporta un aprendizaje
La empreteca Paola Comino tiene 36 años, es estudiante de Ciencias Veterinarias, dueña de una guardería canina y entrena perros. A partir de sus actividades desarrolló “Cacopla” un guante de polietileno biodegradable que se utiliza para la recolección y el descarte de residuos de perros y gatos. En esta entrevista, Paola nos cuenta cómo nació su emprendimiento y la experiencia de haber participado del Taller de Desarrollo del Comportamiento Emprendedor que la Fundación Empretec...



... y la Facultad Regional Rosario de la Universidad Tecnológica Nacional coorganizaron en octubre pasado. 

¿Cómo surgió la idea del emprendimiento?

La idea nace a partir de mis otras actividades: estudio ciencias Veterinarias, tengo guardería canina y entreno perros. Paso todos mis días con animales, y estando con ellos observé que los recursos que había para recolección en espacios públicos eran poco efectivos en su diseño funcional y estético. Y entonces me puse a trabajar en eso… Muchos dibujos y muchas pruebas dieron lugar a la “Cacopla”. Luego, entré en la etapa de consulta al entorno, la aceptación fue muy buena, pero mucho mejor fue la aceptación del “no entorno”, es decir, de la gente que yo no conocía y que eran imparciales en su opinión. Un amigo arquitecto me asesoró sobre protección de las ideas, y así conocí una abogada que estaba en el tema emprendimientos y patentes. Y del mismo modo fueron llegando proveedores, y redes de soporte que hoy valoro muchísimo.

En este momento estamos mejorando la maquina “madre” de la “Cacopla”. Estamos entrando a etapa productiva.

¿Qué te impulsó a iniciarte en este camino y cómo lo hiciste? 

Para ser sincera, después de que se me ocurrió, no pude dar marcha atrás. Toda vez que una idea tan fuerte se instala en nuestros pensamientos, es muy difícil ignorarla. Di muchas vueltas porque implicaba atención, inversión, riesgos, y nadar en aguas que yo no conocía… Más en este caso, que era un producto que no existía como para compararlo con otro de su categoría. Pero, no pude morir sin haberlo intentado: mi “Cacopla” tenía que dejar de ser idea, para pasar a ser tangible.

El día que decidí que tenía que ver la luz, fue el día en que inicié trámites de derecho intelectual… Un día inolvidable, ya estaba pasando…

¿Qué aptitudes no pueden faltar en un/a emprendedor/a?

No pueden faltar la confianza, versatilidad, curiosidad, y redes de soporte.

Hay que saber que van a surgir “desafíos”, que no son otra cosa que oportunidades de aprender a resolver alguna situación de un modo que no habíamos planeado. Es buscar otro camino para llegar al mismo lugar o a uno mejor. Y para ello son necesarias las redes de contención. Ellos nos sostienen cuando a la confianza “se le dobla un tobillo”, y hasta que la sensación de desorientación es reemplazada por curiosidad… Ahí, estamos en carrera de nuevo, la curiosidad nos pone en el camino otra vez, y la confianza sale reforzada por la conquista de un nuevo modo de operar, y esto acarrea versatilidad.

 

¿Cuáles fueron los obstáculos que tuviste que atravesar?

Los mayores obstáculos tienen que ver con el orden en el que hago las cosas, la planificación juega un rol fundamental, que yo desconocía. Y esa planificación requiere de un soporte informático, digo, de información, que yo no vi que iba a necesitar. Desde allí han surgido la mayoría de los desafíos.

El otro gran elemento es que es difícil encontrar un grupo de gente que aunque en proyectos distintos, estén recorriendo los mismos paisajes.

Superada la primera instancia, el brío de lo nuevo, la adrenalina del “atrevimiento” merman, y a medida que avanzamos, necesitamos “mentores”, es decir, personas, iguales a nosotros, que nos refuercen en lo técnico, en lo humano. Yo busqué grupos de gente que estuvieran en la misma, y la verdad, después de perder la esperanza y abandonar el scouting, los encontré en el Taller. Hoy seguimos en contacto, con unos más, con otros menos, pero son fundamentales a la hora de pensar en recursos humanos para mí. Son mentes brillantes que están ahí, y me ayudan siempre. Como dijo Fito: “yo no buscaba a nadie y los vi”.

 

¿Te pareció útil participar del Taller de Desarrollo del Comportamiento Emprendedor?

Me pareció fundamental. Me ordenó las ideas, las prioridades. Me mostró qué debo reforzar, y en muchos casos cómo debo hacerlo. El entorno es muy serio y de mucho respeto por el tiempo de cada uno… eso para mí fue increíble. Ya había pasado por otros talleres y la sensación era de una clara pérdida de tiempo. ¡Lo más valioso que una persona tiene para dar!

En el taller todo sigue un orden. Y ese orden deriva indefectiblemente en progresos. Me asombró mucho: cómo nos demostraron que se puede optimizar el uso del tiempo, y obtener resultados de calidad. Es decir que con una buena programación, se rompe el mito de proporcionalidad directa tiempo-calidad.

Lo recomendaría sin lugar a dudas porque siempre aporta un aprendizaje, garantizo que es un buen lugar para pasar horas. Salís habiendo aprendido algo.

Te aporta seguridad, constancia y orden. Además, ¡no podes perderte la oportunidad de conocer a los magníficos que convoca! ¡Te divertís seguro!

 

¿Hubo alguno de los comportamientos trabajados en el taller que te resultaron más eficaces para tu situación?

La verdad, todos son importantes, pero la planificación, el fijar metas cortas, exigir y ¡¡¡exigirse eficiencia y calidad!!! Esta última la puse en práctica inmediatamente, porque yo era muy exigente conmigo, pero muy permisiva con mis proveedores, y eso deprimía la calidad de mi producto. A raíz de este último comportamiento, hoy está en marcha la fabricación de otra máquina “cacoplera”.

 

¿A partir del Taller EMPRETEC hubieron cambios en tu emprendimiento?

El taller definitivamente cambió mi concepto de emprendimiento. Pude ver cuáles son los aspectos que yo puedo modificar y cuáles no. La verdad lamenté no haberlo tomado antes, hubiera sorteado situaciones que me demoraron bastante, hubiera sido más efectiva. El taller aporta datos que promueven un avance “fluido” de nuestros proyectos, es información aplicable a todo, en lo profesional y en lo personal.

A nivel personal, ¡¡descubrí cosas que no sabía de mí!! A través de la mirada del resto del grupo. Fortalezas y debilidades, el saldo fue positivo cien por cien.

A la hora de dar consejos motivadores para otros, ¿cuáles serían tus recomendaciones?

Mi recomendación es: no sean indiferentes ante aquellas cosas que los movilizan, emprendan aventuras, jueguen, arriesguen, diviértanse. No hagan de sus días una sucesión de etcéteras. ¡¡Vamos!! ¡¡Que valgan las alegrías!! ¡Sean cazadores de desafíos!

Conocer nuestras debilidades es el primer paso en la conquista de nuestras fortalezas.  




 
| Bartolomé Mitre 326 2º Piso - Local 201 | (C1036AAF) C.A.B.A. | República Argentina | Teléfono: (011) 4347-6371 / 72 | info@empretec.org.ar |
© EMPRETEC 2009